sábado, 6 de mayo de 2017

Romería de San Benito Abad en El Cerro del Andévalo

Es la romería más antigua de toda la provincia y de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Romería llena de cantes al aire, trajes de antiguo, lanza de las espadas, toques de guitarra, caballos con pechopetrá, aguardientes al amanecer…

Sábado de Romería: Es el primer día de Romería, que ya se palpa en la calle, el tamborilero recorre el pueblo interpretando los distintos toques en honor al Santo Patrón. Sobre las 3 de la tarde se parte desde la casa del Prioste hacia la iglesia para recoger el Estandarte de San Benito de mano del Secretario y del director espiritual de la Hermandad. Desde allí se forma comitiva que ira recogiendo a la Mayordomía comenzando por las menores (silletines) y a las distintas galanas que esperan en las puertas de sus casas (montadas en jamugas sobre mulos no tordos), a la Mayordoma (en la jamuga sobre mulo tordo) y al Mayordomo (a caballo). Completada la comitiva da una vuelta completa por el pueblo y se reza un padre nuestro en la Cruz de San Benito en el Prado de San Sebastián. A la salida del pueblo, en el lugar conocido como el Mesto, las jamugueras se colocan un paño cogido a la cintura y cuello en evitación de pérdidas de las numerosas joyas que portan. Al llegar a la ermita, tras las tres vueltas de rigor los romeros se acercan a dar gracias al Santo. Sobre las once de la noche se reza el Rosario con cuatro misterios dentro de la ermita y el quinto en procesión por El Real. Esta procesión es precedida por los lanzadores y el tamboril. Terminado el Santo Dios los romeros toman las copas y pasan la noche en un alegre ambiente.

Domingo de Romería: La mayordomía acoge a los romeros desde muy temprano con un trozo de dulce de membrillo y un trago de vino de pasas. Antes de la Eucaristía, en la que participará el Coro de la Hermandad, el Santo es portado en procesión por personas que tienen esa “promesa”. El lugar bajo el paso se reserva amarrando con tiempo un pañuelo al varal de las andas. Los lanzadores lanzan durante todo el recorrido no dando jamás la espalda al Santo. Por la noche se reza otra vez el rosario con el canto del Santo Dios, a continuación da comienzo la imposición de bandas al Santo. El Mayordomo, de rodillas, es despojado por el prioste de las bandas, que le han acompañado durante todo el periodo de mayordomía, y se le colocan al Santo hasta la misa del día siguiente. De madrugada se celebra el beso al cristo, mientras el prioste lo porta el tamborilero toca el popular himno…

Lunes de Romería: El lunes por la mañana, la Junta de Gobierno se reúne para ver las solicitudes de petición de las bandas, símbolo de la mayordomía. Debatidas las solicitudes y decidido quien será el nuevo mayordomo, se procura mantener el secreto. Comienza la Eucaristía con una cierta incertidumbre. Ese día por tradición, la imagen del Santo Patrón no sale en procesión, quizá para adelantar que el sacerdote llame por su nombre y apellidos al Mayordomo nuevo, que entre vivas y aplausos se acerca al altar, cortándole los fieles el paso, para felicitarlo. Una vez en el altar, el Prioste le quita al Santo las bandas y se las coloca al nuevo Mayordomo. Mientras, varias personas con sacos de “avellanas” (cacahuetes), colgados al hombro, las tiran a voleo sobre las personas asistentes que, entre aplausos y vivas, dan más emoción al momento. Colocadas las bandas al Mayordomo nuevo se da una vuelta al real de la ermita, siendo saludado y felicitado por los romeros. Sobre las 16:00h. y después de despedirse de san Benito, los romeros vuelven camino de El Cerro, dando gracias a san Benito por haberles concedido la gracia de haber vivido su romería un año más.

Dos de los lanzadores a caballo se adelantan a la comitiva y llegando a la Cruz de san Benito, situada en el Prado de san Sebastián, comienzan una carrera hasta el final del callejón de las Galanas. El primero que llegue será el que coja de manos de la Mayordoma nueva, un ramo de flores del tiempo que después de pasearlo por las calles de El Cerro se lo entregan al nuevo mayordomo en el Mesto, a unos trescientos metros de la Cruz de san Benito, donde comenzaron la carrera. Una vez concluida la entrega del ramo, comienzan los romeros a caballo a dar una vuelta al parque que está en el Prado de san Sebastián para organizar la comitiva, siendo atendidos los romeros con una copa de vino. Antiguamente se llenaban cubos de chapa y se repartía el vino en latas. La comitiva recorre las principales calles de El Cerro, entre vivas y aplausos al Mayordomo nuevo de todos los cerreños que esperan la llegada de los romeros.

Terminado este recorrido se dirige la comitiva a casa del Mayordomo nuevo que hace entrega del ramo a la Mayordoma nueva, entre vivas, aplausos y una copa de vino, ofrecida a todos los caballistas. La comitiva continúa en dirección a casa del Mayordomo viejo y posteriormente irán dejando a las galanas en sus casas, hasta terminar en casa del Prioste.

El Martes de Romería: es el día de reparto de carne. Antiguamente se guisaba y se entregaba a los pobres. En la actualidad la Hermandad, siguiendo con la tradición y con el cumplimiento de los fines establecidos en sus Reglas, donará los alimentos no consumidos en la Romería a las asociaciones, entidades benéficas de la localidad y a personas necesitadas, siempre con criterios de hermandad, solidaridad y ayuda cristiana.

Del sábado 6 de abril al martes 9 de mayo.

Información: 959 56 70 51
El Cerro del Andévalo

Es la romería más antigua de toda la provincia y de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Romería llena de cantes al aire, trajes de antiguo, lanza de las espadas, toques de guitarra, caballos con pechopetrá, aguardientes al amanecer… Sábado de Romería: Es el primer día de Romería, que ya se palpa en la calle, el tamborilero recorre el pueblo interpretando los distintos toques en honor al Santo Patrón. Sobre las 3 de la tarde se parte desde la casa del Prioste hacia la iglesia para recoger el Estandarte de San Benito de mano del Secretario y del director espiritual de la Hermandad. Desde allí se forma comitiva que ira recogiendo a la Mayordomía comenzando por las menores (silletines) y a las distintas galanas que esperan en las puertas de sus casas (montadas en jamugas sobre mulos no tordos), a la Mayordoma (en la jamuga sobre mulo tordo) y al Mayordomo (a caballo). Completada la comitiva da una vuelta completa por el pueblo y se reza un padre nuestro en la Cruz de San Benito en el Prado de San Sebastián. A la salida del pueblo, en el lugar conocido como el Mesto, las jamugueras se colocan un paño cogido a la cintura […]
2017-05-06
2017-05-09
El Cerro del Andévalo El Cerro del Andévalo