viernes, 25 de noviembre de 2016

Presentación literaria: Erase una vez…las Marismas de Doñana

Hasta no hace muchas décadas en un rincón del Bajo Guadalquivir se encontraba una de las últimas fronteras de la naturaleza Europea. Un lugar donde el abrazo entre el río Guadalquivir y el mar configuró a lo largo de miles de años unas extensas llanuras de una extraordinaria singularidad natural, las conocidas como Marismas del Guadalquivir. Desde entonces muchas han sido las transformaciones y alteraciones de aquella maravillosa manufactura, que a punto estuvieron de hacerla desaparecer en su totalidad. Por fortuna los esfuerzos conservacionistas de la segunda mitad del siglo XX pudieron salvar una mínima parte de aquel territorio, en lo que hoy es el Parque Nacional de Doñana.

Con la creación del Parque Nacional los esfuerzos conservacionistas se centraron en la salvaguarda del patrimonio natural, sin embargo un aspecto no menos importante, y hoy día prácticamente desaparecido, quedó en el camino, y este no fue otro que el extenso patrimonio etnográfico asociado a esta tierra, dejando un vacío que nunca más se podrá llenar. Si importantes son ciertos valores naturales del medio en igual grado lo son las peculiaridades antropológicas de este, que se pierden de forma inexorable. Los cambios sociales así como los requerimientos de la conservación mal entendida terminaron por abocar al olvido estas formas de vida, quedando sólo en la memoria de aquellos que las practicaron o en algún bosquejo escrito.

Lo que se pretende mostrar en el presente libro es un relato de aquella profunda y respetuosa relación con el medio, personificada en la figura de uno de los últimos clanes de marismeños, “los Clarita”, y valgan estos relatos, anclados en el tiempo, como nexo de unión con las nuevas generaciones, para los que la tierra ya queda lejos.

Presentado por la Asociación Amigos del Museo.

Lugar: Salón de Actos del Museo. El viernes 25 de noviembre a las 18:30h.

Huelva

Hasta no hace muchas décadas en un rincón del Bajo Guadalquivir se encontraba una de las últimas fronteras de la naturaleza Europea. Un lugar donde el abrazo entre el río Guadalquivir y el mar configuró a lo largo de miles de años unas extensas llanuras de una extraordinaria singularidad natural, las conocidas como Marismas del Guadalquivir. Desde entonces muchas han sido las transformaciones y alteraciones de aquella maravillosa manufactura, que a punto estuvieron de hacerla desaparecer en su totalidad. Por fortuna los esfuerzos conservacionistas de la segunda mitad del siglo XX pudieron salvar una mínima parte de aquel territorio, en lo que hoy es el Parque Nacional de Doñana. Con la creación del Parque Nacional los esfuerzos conservacionistas se centraron en la salvaguarda del patrimonio natural, sin embargo un aspecto no menos importante, y hoy día prácticamente desaparecido, quedó en el camino, y este no fue otro que el extenso patrimonio etnográfico asociado a esta tierra, dejando un vacío que nunca más se podrá llenar. Si importantes son ciertos valores naturales del medio en igual grado lo son las peculiaridades antropológicas de este, que se pierden de forma inexorable. Los cambios sociales así como los requerimientos de la conservación mal […]
2016-11-25
2016-11-25
Huelva Huelva