viernes, 12 de agosto de 2016

Lapsus Clown: Una comedia onírica

Lapsus Clown, música, imaginación, una pizca de surrealismo y humor.

Una historia tan sencilla que cobra el matiz de una cándida anécdota que nos puede ocurrir, o que nos gustaría que nos ocurriera, a alguno de nosotros un día cualquiera: eso de que el Tiempo se detuviera, o se acelerara, o se retrasara, pero que nos transportara de alguna manera y nos sacara de la Realidad. Y que suene la música durante el trayecto; una música lista para el abordaje, con notas que se estiren o se quiebren, que estallen por los aires y que cobren mayor sentido que las palabras. Porque en Lapsus, la palabra pierde la batalla ante el gesto.

Podría decirse que este singular y admirable Lapsus, a medio camino entre el clown y el slapstick, nace del minucioso trabajo sobre la “toma única”, sobre el espacio enmarcado que sólo respira hacia adentro -una abandonada parada de autobús, sus trampillas y recovecos-, y donde el actor, es quien orquesta y absorbe la temporalidad.

Lo genial de esta obra, crisol donde el universo del clown comparte territorio con los metales, es su capacidad para que pueda apreciarse con los ojos de un crío, asombrando cada cinco minutos exactos por los fenómenos que se atolondran cómicamente en escena, o por las ocurrencias circenses de siempre reseteadas con la originalidad por bandera; o por las sonoridades de los instrumentos.
Un espectáculo curioso, mágico y, sobre todo, enormemente sorpresivo.

 

Precios: 10 y 12€. Anticipadas en las taquillas del teatro o aquí.

Lugar: Gran Teatro. El viernes 12 de agosto a las 21h.

Huelva

Lapsus Clown, música, imaginación, una pizca de surrealismo y humor. Una historia tan sencilla que cobra el matiz de una cándida anécdota que nos puede ocurrir, o que nos gustaría que nos ocurriera, a alguno de nosotros un día cualquiera: eso de que el Tiempo se detuviera, o se acelerara, o se retrasara, pero que nos transportara de alguna manera y nos sacara de la Realidad. Y que suene la música durante el trayecto; una música lista para el abordaje, con notas que se estiren o se quiebren, que estallen por los aires y que cobren mayor sentido que las palabras. Porque en Lapsus, la palabra pierde la batalla ante el gesto. Podría decirse que este singular y admirable Lapsus, a medio camino entre el clown y el slapstick, nace del minucioso trabajo sobre la “toma única”, sobre el espacio enmarcado que sólo respira hacia adentro -una abandonada parada de autobús, sus trampillas y recovecos-, y donde el actor, es quien orquesta y absorbe la temporalidad. Lo genial de esta obra, crisol donde el universo del clown comparte territorio con los metales, es su capacidad para que pueda apreciarse con los ojos de un crío, asombrando cada cinco minutos exactos por […]
2016-08-12
2016-08-12
huelva huelva