jueves, 6 de agosto de 2015

Exposición: Vuelvo enseguida, de Modesto Roldán

Es uno de los pintores más importantes del panorama nacional e internacional, nacido en Nerva. Su infancia y adolescencia la pasa en su pueblo natal, donde comienza su vocación por la literatura, una vocación que no desarrollará inclinándose finalmente por la pintura. Su madre, guapa, inteligente, educada y alta, regentaba en la casa familiar un taller de costura, donde había muchas muchachas cosiendo, es en ese ambiente, donde ellas trabajan despreocupadas, mientras cantan y ríen, con las batas desabrochadas por el calor. En el taller de la Roldana, que era el nombre de su madre, nuestro pintor se estrena como voyeur. Aquello le recuerda el <bellísimo cuadro redondo de Ingres titulado “el baño turco”>. Tenía tan solo 10 años, aún no sabía que aquel ambiente de luces, visillos y encajes, le marcarían para toda la vida.

 

Más tarde huye del fascismo con un amigo, primero a Granada, donde comienza a pintar acuarelas para vender a los turistas, su amigo hace de manager y contable. Consiguen juntar dinero para bien vestirse y montar en un barco en Cádiz, de polizón, ya que no llevaban documentación rumbo a Buenos Aires. Es detenido y desembarcado en Brasil, desde donde lo deportan a Tenerife y de allí a Cádiz. Debilitado y escuálido, lo cuidan primero en un hospital y cuando se ve con fuerzas, se embarca, de nuevo de polizón, en un carguero de carbón con bandera francesa que el cree que va a París. Finalmente en un trayecto muy corto varea en Tánger, donde comienza su recuperación, a través de una amiga que conoció en Barcelona, en un burdel, ellas le ayudan y le miman. Con sus retratos y dibujos llega a tener de nuevo dinero y consideración en el protectorado español. Finalmente conoce a la esposa del embajador en Francia que le facilita un pasaporte, para cumplir su sueño dorado: Paris, donde vivirá más de 30 años. También vivió en Bruselas y Suecia.

 

Volvió a España después de la muerte de Franco, para instalarse en la sierra de Madrid, en Nevalagamella. Pensaba que la nueva España, valoraría su Arte ahora en Libertad…
Su pintura se puede calificar de surrealismo – erótico, no en vano aparece como vocablo en el “Diccionario erótico” de Camilo José Cela. Y en otras muchas publicaciones sobre erotismo ilustrado. O también, como erotismo místico como lo calificaría su gran amigo Francisco Umbral. Decía Umbral de él: “Cellini es un Roldán pasado por las Vírgenes barrocas, manieristas y sensuales de Andalucía. Roldán es el último raro de Rubén y el primero del surrealismo. Roldán es el orfebre de los sueños y el orífice de ese delicado metal que se forja en la soledad de los cuerpos.”

 

Sin embargo, no es esta la única faceta pictórica de Roldán, veremos también en esta exposición una cierta vuelta al clasicismo de la mano de Zurbarán, aunque nunca él dejó lo clásico siempre tuvo referencias de Gustav Klim, Ingres o Vermer, en su pintura erótica de oropel. Y así a Zurbarán parece ponerle a su materia monacal forma de cuerpo de carne…”A mí no me extraña – decía Javier Villan, sobre una exposición de Roldán – la dualidad de esta exposición de Roldán porque no veo en ella contradicción, evoca a Zurbarán porque Zurbarán es la mística del objeto. Y sigue pintando esas incisiones y revelaciones, de los cuerpos desnudos porque él, Modesto Roldán, es la mística humanizada de la carne. Por eso, desnudos y bodegones se armonizan y hermanan en un soplo común: ambas son la exaltación de la materia.”

 

Y añade Paula Guerra: “…con la interrelación Zurbarán-Millares, arpilleras recosidas, muñones rojos o negros junto a barros de humildad que muestran la devoción y la entrega. Es como si en ese hilar reuniese diferentes estados anímicos, como si aquella pintura de lisuras, hecha primor, con imágenes placenteras fuesen de alguna manera el revés o el derecho de estas otras que prenden en campos de abstracciones en los que la materia se ha sedimentado y la tierra, en suelo o pared, semeja el polvo eres de lo efímero o el muro de lo permanente. E interrelaciona a Velázquez; también a Picasso.

Tiene obras en importantes museos del mundo como el Museo del Erotismo en Paris, Museo de Arte Moderno, en Ostende (Bélgica), Museo de Arte Contemporáneo en Vilafames (España), Museo de la Legión de Honor en San Francisco (Estados Unidos), Fundación Veranneman en Kuishouten (Bélgica), Museo de Sabañanigo, Huesca (España), Centro de Arte Moderno y Contemporáneo Daniel Vázquez Díaz de Nerva (Huelva), etc.

 

En un primer momento quisimos llamar a la muestra: Éclosión, por lo que significa: brote, nacimiento, aparición, revelación, manifestación, salida, comienzo, etc. y también por un cuadro, del mismo nombre, que resume muy bien su pintura, que tiene todos los elementos de una eclosión pictórica, anímica y vital. Sin embargo unos días después Germán, su hijo recordó la imagen de una pequeña tabla que al regresar a la casa, hace poco más de un año después de la muerte de su padre allí estaba puesta como siempre que salía de casa, “Vuelvo enseguida”, -dice- así que cambiamos el titulo. Porque es cierto que ha vuelto enseguida, con esta exposición de la que empezamos a hablar con Modesto Roldán hace un año y pico.

 

Información: 959 58 28 11
Lugar: Museo Vázquez Díaz. Del 6 de agosto al 20 de septiembre 2015.

Nerva

Es uno de los pintores más importantes del panorama nacional e internacional, nacido en Nerva. Su infancia y adolescencia la pasa en su pueblo natal, donde comienza su vocación por la literatura, una vocación que no desarrollará inclinándose finalmente por la pintura. Su madre, guapa, inteligente, educada y alta, regentaba en la casa familiar un taller de costura, donde había muchas muchachas cosiendo, es en ese ambiente, donde ellas trabajan despreocupadas, mientras cantan y ríen, con las batas desabrochadas por el calor. En el taller de la Roldana, que era el nombre de su madre, nuestro pintor se estrena como voyeur. Aquello le recuerda el <bellísimo cuadro redondo de Ingres titulado “el baño turco”>. Tenía tan solo 10 años, aún no sabía que aquel ambiente de luces, visillos y encajes, le marcarían para toda la vida.   Más tarde huye del fascismo con un amigo, primero a Granada, donde comienza a pintar acuarelas para vender a los turistas, su amigo hace de manager y contable. Consiguen juntar dinero para bien vestirse y montar en un barco en Cádiz, de polizón, ya que no llevaban documentación rumbo a Buenos Aires. Es detenido y desembarcado en Brasil, desde donde lo deportan a […]
2015-08-06
2015-09-20
Nerva Nerva