26 de mayo de 2019

El Gran Teatro de Huelva, casi un siglo entre bambalinas

Por Paula Garrido López.

 

El Gran Teatro de Huelva, es uno de los edificios más emblemáticos que posee la capital a pesar de ser relativamente moderno, pues se inauguró el 30 de agosto 1923 bajo la denominación inicial de Teatro Real que le concedió Alfonso XIII. Esta colosal construcción que se encuentra situada en el corazón de Huelva, es obra del arquitecto Pedro Sánchez y Núñez.

 

La edificación se caracteriza por poseer una naturaleza clasicista originada por el anhelo y la aspiración de la burguesía del momento, este estilo también es calificado como estilo del Segundo Imperio o de Napoleón III. El teatro, al igual que otro tipo de construcciones del momento, posee unas características arquitectónicas propias del siglo XIX, momento en el que la capital onubense poseía un esplendor económico debido a la expansión minera y a las inversiones procedentes del extranjero.

 

El Gran Teatro, fue el resultado del aumento demográfico que venía experimentando la ciudad, la necesidad de construir un teatro fue imperiosa, ya que los ciudadanos solicitaban un lugar donde poder representar obras teatrales e invertir tiempo de ocio. En el primer cuarto del siglo XX, Joaquín Gonzalo Garrido promueve la obra demandada por la ciudadanía debido a que edificios como el Teatro Mora o el Teatro Cómico, habían quedado obsoletos y anticuados.

 

 

El nuevo enclave escénico abre sus puertas en verano, y se sitúa en un emplazamiento privilegiado de la localidad, como es la Calle Vázquez López. Su fachada color crema, posee varios arcos circulares, además de unas extensas vidrieras que dejan entrar la luz del exterior y una decoración con motivos vegetales junto a unas monumentales columnas de estilo corintio.

 

Con esta nueva creación, se buscó originar un espacio destinado a espectáculos cinematográficos, ya que eran la novedad del momento. Por este motivo, en su interior hay una gran desigualdad entre la zona de butacas y el escenario, pero a pesar de las reducidas dimensiones del escenario, el teatro está equipado de palcos, y posee hasta tres plantas, las cuales le dan sensación de amplitud y evocan a épocas pasadas, donde la burguesía podía reflejar sus gustos tan clasicistas.

 

A finales de los años 80, este espectacular teatro sufre un gran declive y deterioro por lo que pasó a formar parte de la Diputación y el Ayuntamiento de Huelva en 1984, mismo año en el que es llevada a cabo una remodelación por parte de Antonio de la Lama que finaliza en julio de 1990. Para la inauguración del regenerado teatro se cuenta con la presencia de SM la Reina Sofía, y se realizan una serie de representaciones como un concierto de la mano de Mstislav Rostropóvich, un reconocido violonchelista ruso, una actuación de flamenco fusión y un teatro de Azaña, entre otras muchas puestas en escena que reabrirían las puertas del coliseo onubense.

 

Esta remodelación evidenció la mejora de sus instalaciones adaptándose así a las innovaciones y necesidades actuales. Es el espacio teatral más sobresaliente que posee la ciudad de Huelva en la actualidad, ofreciendo cada semana una heterogénea programación compuesta por representaciones teatrales, conciertos musicales, actuaciones, e incluso la exhibición de las películas propuestas por el Festival de Cine Cine Iberoamericano, el pregón de la Semana Santa Onubense y el concurso de las agrupaciones del Carnaval Colombino.

 


Más noticias en Territorio Huelva

Agenda cultural de hoy en Territorio Huelva