30 de Noviembre de 2018

Qué hacer en el Bajo/Baixo Guadiana | Guía práctica

El tramo bajo del río Guadiana, frontera administrativa entre España y Portugal constituye uno de estuarios naturales mejor conservados de la Península Ibérica. Te invitamos a descubrir sus secretos mejor guardados con esta guía práctica recientemente editada por los alojamientos Bau Ksar de Puerto de La Laja que a buen seguro contribuirá a una mayor protección y conocimiento de este tesoro natural tan poco conocido:

 

Historia

El río de los Patos

 

Fue el ‘Flumen Anae’, el río de los patos romano. Y el ‘Uadi Ana’ de los árabes. Parafraseando a algunos, el río Guadiana ha servido para casi de todo: campo de batalla, ruta de contrabando, playa de baños… y fuente de inspiración. El río Guadiana es navegable desde la antigüedad hasta Mértola, hoy muchos navegantes a vela foráneos recalan en él. El Bajo Guadiana es objeto de deseo por depredadores urbanísticos. Y está amenzado de destrucción por la agroindustria.

 

 

Mapa del Bajo Guadiana

 

Época Romana

La economía bajo el dominio romano se basó principalmente en la minería, la pesca y la agricultura. Rusticas Villaes, antecedentes de los actuales cortijos, salpicaban las tierras más productivas. Introdujeron elementos tan característicos del actual paisaje como la vid, la higuera, el almendro y el olivo. En la Villa de Montinho das Laranjeiras, en término de Alcoutim, se puede visitar una de estas típicas villas romanas. Así mismo, en la sede del Consejo de Mértola se encuentran los restos arqueológicos de una bonita casa romana. La civilización romana desarrolló una intensa actividad comercial, utilizando el río Guadiana como vía de transporte, que unía las provincias Baetica y Lusitana, como vía fluvial. En Sanlúcar de Guadiana se conservan restos de una calzada romana. También son numerosas las escombreras minerales localizadas en el territorio, destacando las Minas de Ferrarias, en Alcoutim, y de São Domingos, en Mértola, ésta última visitable. Los museos arqueológicos de Aroche, Alcoutim, Castro Marim y Mértola exponen colecciones de piezas de época romana.

 

Espacios protegidos Vs parque natural internacional

 

Imagen del río Guadiana en su tramo bajo

 

El bajo Guadiana constituye uno de los estuarios mejores conservados de la península ibérica y es el hábitat natural de numerosas especies de flora y fauna muchas de ellas amenazadas y en peligro de extinción, como el Lince Ibérico.

 

Las marismas de Castro Marin, Ayamonte e Isla Cristina hoy protegidas sirven de paso para millones de aves en sus rutas migratorias entre África y Europa: águilas pescadoras, flamencos rosas, garzas azules o imperiales, garcillas, cigüeñas negras, cigueñuelas, martines pescadores, etc.

 

Los cursos de agua abrigados por una exuberante vegetación de ribera albergan una rica ictiofauna única en Europa con dieciocho especies nativas. El estuario es un gran criadero natural tanto de especies marinas como de agua dulce: Lampreias, lucios, anguilas, sabogas, barbos, carpas, y anguilas entre otras muchas conviven con corvinas, boquerones, doradas, lubinas, sargos, etc. venidos del mar.

 

Pero son dos especies de peces endémicos, una migratoria como el jaramujo y otra el barbo cabecicorto, los que justifican por sí solos la ampliación de los actuales espacios protegidos a todo el ámbito del bajo Guadiana con la declaración del parque natural internacional.

 

Ruta de las tabernas alentejanas

 

Taberna alentejana del Bajo Guadiana / Foto: Daniel Ness

 

Los habitantes de las vastas planicies doradas o verdes, los sobrevivientes de la época del contrabando, son las mismas personas que hoy atesoran en sus rostros, todas unas historias de vida apegadas a la hermosa y dura tierra que les vio nacer. Ferrerira escribió: Matar el tiempo en el mostrador, alrededor de un bocado que haga la cama a una “copa” de tinto o blanco todavía es una forma de convivencia cultivada en las tierras del “Cante Alentejano”, declarado patrimonio intangible por la UNESCO al igual que el cante hermano de los “Fandangos de Huelva”.

 

Rutas naturales

 

Vía Verde del Bajo Guadiana

 

El Bajo Guadiana esta enlazado por numerosos caminos, senderos y vías verdes para recorrer: andando, a caballo, o en bicicleta. Desde el corazón, desde el Puerto de la Laja sale la Vía Verde del Bajo Guadiana por el antiguo trazado del ferrocarril minero hasta la antigua estación de La cañada del Sardón a diecisiete kilómetros. Así mismo, junto a la orilla, aguas arriba, transcurre el sendero fluvial hasta Pomarão.

 

Destacan los parajes ribereños como la Cascada de La Demonia. También es recomendable realizar el camino Natural del Guadiana, recorrido desde la antigua casa cuartel del Cañaveral de la guardia civil hasta Sanlúcar de Guadiana, pasando por El Granado.

 

Ruta de los Castillos

 

Castillo de San Marcos, en Sanlucar de Guadiana

 

El río Guadiana ha sido frontera entre reinos cristianos y musulmanes, en época medieval, y entre españoles y portugueses, desde el renacimiento. Castillos, alcazabas, fortalezas y torres jalonan las riberas del río, ofreciendo un patrimonio humano. Visitarlos es darse un baño de historia por el río. Destacan castillos como el de San Marcos en Sanlúcar de Guadiana con una vista panorámica extraordinaria y su símil enfrentado de Alcoutim. Las actuales poblaciones de Mértola, Ayamonte y Aroche mantienen su trama medieval original y sus castillos.

 

Qué comer

 

Artesanos del pan / Foto: Daniel Ness

 

En las cocinas del Andévalo y del bajo Aletenjo son comunes las sopas sordas, los gazpachos, los cocidos de garbanzos, los pescados del río, las ensaladas de frijoles y los platos provenientes de la caza y del ganado extensivo de la comarca tales como corderos, cerdos y terneros.

Los jamones y embutidos derivados de la crianza de los cerdos ibéricos están bien presentes en la cultura común así como los alimentos provenientes de las huertas y corrales familiares.

La tradicional recolección de turmas, (trufa blanca), gurumelos y plantas aromáticas también abastecen la cocina del Bajo Guadiana .

Por último no hay que olvidar que la gastronomía del bajo Guadiana participa de las cocinas marineras del litoral algarviano y onubense en general por derecho propio.

 

Dónde dormir

Las casas de Bau Ksar Puerto de la Laja

 

Casas Bau Ksar en la aldea Puerto de La Laja

 

Las casas rurales Bau Ksar se encuentran en la aldea minera del Puerto de la Laja, antiguo embarcadero de mineral a orillas del río Guadiana, en el corazón del estuario, un lugar privilegiado de gran belleza natural.

 

Desde Bau Ksar, al objeto de preservar la naturaleza en el bajo Guadiana, se ha proyectado la rehabilitación del antiguo embarcadero-cargadero de mineral del Puerto de la Laja para centro ecológico y deportivo.

 

Al mismo tiempo han creado una nueva oferta de alojamientos rehabilitando las viviendas del Ingeniero jefe y la de algunos mineros. La casa del Ingeniero es medianera con la Capilla, cuyos objetos religiosos también han sido restaurados. En la fachada principal aún permanecen el mástil de la bandera y la campana que avisaba de la llegada de barcos al puerto.

 

Así mismo se han reconstruido viviendas junto a las antiguas letrinas de los mineros en el borde de la aldea para cerrarla. Todas las casas se han hecho con criterios de arquitectura contemporánea. El diseño de las casas busca la integración con su privilegiado entorno y está estudiado para su máxima contemplación. Se combina tradición con la modernidad para conseguir óptimas condiciones de habitabilidad de manera natural.

 

Casas Bau Ksar en la aldea Puerto de La Laja

 

Festivales y otras actividades en el Bajo Guadiana

Festival del Contrabando en Alcoutim y Sánlucar de Guadiana

Terra Sem Sombras en Mértola

Feria del Pescado de Río en Pomarao

Feria del Pan, Queso y Miel en Mértola

Feria de la Perdiz en Martinlongo

Paseos en barco, deportes náuticos, playas fluviales, senderismo, ciclismo y BTT, avistamiento de aves, mamíferos, roedores, reptiles y anfibios, recolección espárragos, gurumelos y turmas, etc.