19 de Octubre de 2018

Black Pearl: Patente de corso

Por Héctor Núñez.

 

Navíos y tripulación de dudosa reputación al servicio del rey, un documento que eximía de responsabilidades de sangre y otorgaba licencias de piratería en beneficio del pueblo. Aunque habría sido ocultado por las hemerotecas de la época, Punta Umbría tal vez fue parada y refugio de buques y tripulaciones corsarias, y cuatro siglos después, pero amparados por la diversidad musical y la demanda de defensa en tiempos de guerra cultural, surgen bajo una nueva bandera nuevos corsarios bajo el nombre de Black Pearl.

 

 

Al igual que la saga de Disney, Black Pearl es un ejercicio de enfoque de diversión y entretenimiento apto para todos los públicos, donde el Rock, el Pop e incluso tendencias más Funk o Hard Rock se dan la mano libremente y sin fronteras estilísticas para brillar en armonía en un repertorio plagado de éxitos conocidos a ambos lados del charco. Una representación e interpretación coral, grupal, donde el protagonismo no se centra en ninguno de los personajes, y es el conjunto el que toma relevancia por su cohesión y unidad.

 

Antes de enrolarse en esta última y parece definitiva aventura, Julio sirvió con cuatro aceros en empresas tales como Stablo Jazz Project o T-Pot, Alberto puso (y pone) sus baquetas al servicio de 100% P.D.O, David estuvo bajo el mando de seis cuerdas de Fear Town o El Rincón de María, Nico hizo lo propio en las filas de Koans o Descarga Directa y la jovencísima Ana cedió durante un tiempo su cálida y preciosa voz  (sin duda, seña de identidad de la banda por su impresionante talento y su inusual y autodidacta técnica aplicada a la versatilidad) al nexo en el que casi todos coincidieron y germen de esta nueva formación, Zona Zero, que gozó de un interesante recorrido y repercusión en la zona de la costa onubense.

 


 

En apenas un par de años, Black Pearl están consiguen abrirse un pequeño hueco en la hirviente escena del suroeste, realizan una docena de actuaciones por la provincia, y centran su actividad en la costa en época estival, curioso aunque no provocado, a pesar de su nombre. Ello les ha guiado a dar ese paso lógico y natural en la evolución de una banda con su potencial, llevando su propuesta a la VII Edición del Kilo de Rock en Huelva y presentando en directo sus primeras composiciones propias, que causan una excelente acogida y les consolidan entre el público y medios locales.

 

Fotografías de Frantelo

 

La adaptación, la revisión de la historia y su traslación a tiempos actuales en un entorno cultural podrían dejarnos un incontable número de curiosas similitudes, de insólitos personajes y de inverosímiles  situaciones, pero la historia de Black Pearl se escribe en el ahora, desde este momento, en tiempo y forma  y tomando como referencias a unos protagonistas ficticios que ellos encarnan desde un escenario, con su música y con la desbordante ilusión de quien alcanza la línea comunicativa a través del arte. Tiempo de corsarios, tiempo de Rock con olor a sal.

 

 

Más sobre Black Pearl en su perfil de Facebook.
 

Próximos conciertos en Huelva y provincia: pincha aquí