25 de Septiembre de 2018

Rosàm: Flor de invernadero

Por Héctor Núñez.

 

El mayor esplendor y la más pura belleza de una flor no logran reproducirse en un entorno artificial, pues la máxima expresión de su ser pertenece en gran parte al escenario donde crece, donde nacen cada una de sus formas y donde a su vez suele estar acompañada de similar poesía estética con la que poder desarrollarse y vivir.

 

Sin embargo, aunque totalmente extrapolable al mundo musical, no es el caso de Rosa Cabrera, pues su voz es capaz de brillar, transmitir y emocionar en cualquier ambiente, en cualquier formato y en cualquier estilo, aunque sí es cierto que para lograr su zénit ha conseguido rodearse de un impresionante ramillete de artistas a lo largo de su carrera con los que logra extraer lo mejor de sí misma y de su portentosa e inigualable calidez vocal.

 

 

Buscando explorar la vertiente más íntima y melódica de su capacidad y cruzando los límites de la interpretación más pura, Rosàm nace como dúo musical a piano y voz en 2012 de la mano de Javi García (El Quinto Secreto, The Box, LongPlay) y la propia Rosa, generando un tándem emocional que bebe directamente del Soul y crece hasta convertirse en banda y agrupar bajo ese epígrafe a parte de los músicos más versátiles y reconocidos de nuestra ciudad, aunque siempre amparados y precedidos por el extraordinario registro y desbordante personalidad de una de las voces más carismáticas de Huelva (incluso llegó a exportar su arte en programas de talentos de la TV nacional). Rosa además compagina este proyecto con One Love, uno de los tributos más fieles al legado de Bob Marley y en el que también repite formación con Santi Vasallo (Sentados y Pensativos, Tasca, Emisarios), guitarrista de vieja escuela, seguidor del sonido Lukather y que marca esa impronta en las composiciones de Rosàm, que basculan entre el AOR y la música de cariz más R&B. Junto a ellos, Laure González (Lazy Days, Eiden, Serie B) que aporta la base rítmica y voz necesarios para dotar de personalidad al proyecto, mientras divide su actividad artística junto a su fantástica faceta en la pintura, y el (casi) omnipresente Abel Martín (The Box, Emisarios, Sagitario) compartiendo la pasión y el sonido Toto que impregna su particular forma de abordar tanto los covers como los temas originales de la formación.

 

 

Fruto de esta unión de talento, experiencia, visión e influencias tan dispares, Rosàm se convierte en uno de los grupos más solicitados en la provincia, participando en decenas de eventos multitudinarios y siendo desde hace cinco años la banda residente del Hotel Barceló en sus jornadas estivales, claro ejemplo de la calidad en la interpretación y acercamiento a los estilos más puristas de los USA y UK. Ese mismo respeto por la música y los músicos que se percibe en cada actuación es reconocido y respetado no solo por el público foráneo, si no por la totalidad del núcleo artístico onubense, que ve representado en esta formación los valores de cercanía y humildad a la vez de calidad y actitud que se persiguen y comparten.

 

Entre su extenso repertorio, compuesto fundamentalmente de clásicos del rock, pop, soul internacional, Rosàm dejan caer pinceladas de lo que será en un futuro no muy lejano su primer trabajo, dejando nuevamente constancia de la versatilidad y proyección de una banda llamada a convertirse en clásica con el adecuado apoyo y seguimiento de público y medios.

 

 

La música engloba las más profundas sensaciones, una adecuada consecución de notas es capaz de transmitir emociones adormecidas, una lírica compensada puede retrotraer sentimientos para personalizarlos en nuestra propia vivencia, un instrumento puede extraer de nosotros un nuevo sentido aún desconocido, y una flor salvaje, una voz increíble, a pesar de nacer en un invernadero, es capaz de mostrarse con toda la belleza de la creación, si somos capaces de cuidarla y mantenerla a salvo dentro de una cúpula de cristal de cariño y reconocimiento.

 

Más sobre Rosam en su perfil de Facebook.