11 de septiembre de 2018

Arqueología: El poblamiento finipaleolítico del estuario Tinto Odiel

Por Plataforma Saltés Conjunto Arqueológico.

 

Hoy hablamos de los orígenes del poblamiento de Saltes y por ende de nuestro estuario, cuya conformación tiene sus orígenes en la alternancia de las subidas y bajadas del nivel del mar vinculadas al final de la última glaciación, afectándole especialmente la subida del nivel del mar producida por el deshielo de los glaciares continentales, que acontece en el máximo transgresivo Flandriense.

 

Es por lo que hace unos 8000 años, nuestro estuario se convierte en un espacio abierto a la influencia marina, lo que favoreció en gran medida su ocupación, ya que el aumento del nivel del mar inducido por el deshielo de los glaciares unido a las condiciones climáticas mas cálidas del momento hacen de este ámbito, un lugar optimo para su ocupación por los diferentes grupos humanos, constatándose en estos momentos un poblamiento intenso basado en el aprovechamiento de los recursos naturales que brindaba (caza, pesca, marisqueo, etc).

 

 

Esta ocupación se sucede desde entonces de forma ininterrumpida hasta el presente, si bien las intensidades de esta ocupación fluctúan y son diferentes en el tiempo, todas ellas se insertaron en este medio, por razones bien estratégicas, bien de aprovechamientos de los abundantes recursos que ofrecía y ofrece un medio tan rico y dinámico como es nuestro estuario.

 

En este paisaje se insertan una multiplicidad de yacimientos arqueológicos bien conocidos correspondiéndose con industrias líticas fini-paleolíticas y epipaleolíicas, se trata de industrias líticas que se localizan genéricamente en superficie, caracterizándose por la presencia de restos líticos de aspecto arcaizante, la extensión de estas localizaciones es muy amplia por lo que se hace especialmente difícil su delimitación espacial.

 

Estas ocupaciones estaban muy vinculadas a la antigua línea de costa, en cuyos humedales y playas estos grupos humanos, aun con una economía cazadora-recolectora, encontraban en los recursos naturales de su entorno todo lo necesario para su supervivencia, obteniendo de los fenómenos erosivos que actuaban sobre las amplias terrazas una materia prima rica y abundante, ejemplarizada en los cantos fundamentalmente de cuarzo y cuarcita que habían quedado liberados, lo cual propicia por otro lado la innecesariedad de obtener de ellos industrias mas elaboradas / de mayor complejidad tecnológica, y que por otro lado tampoco serian fáciles de obtener con esta materia prima concreta.

 

 

Orígenes del poblamiento del entorno de la Isla de Saltés 

 

Los orígenes del poblamiento en el estuario Tinto-Odiel son de hace unos 8000 años, cuando aún no se había formado al actual isla y el estuario estaba muy abierto a la influencia marina. Destaca de este momento por sus especiales características, ejemplaridad y singularidad el yacimiento de Cañada Honda (Aljaraque) que se sitúa en la margen derecha de la orilla de la marisma del Río Odiel, donde se reconoce un conchero prehistórico de gran potencia, en el que se han podido documentar dos niveles arqueológicos bien diferenciados, donde se aprecian abundantes restos de conchas y otras evidencias, que nos informan de la importancia del recurso marisquero para estos grupos humanos.

 

Los materiales arqueológicos del nivel inferior del conchero de Cañada Honda, los podemos considerar fundamentalmente de filiación epipaleolítica y de transición al neolítico, están constituidos por un variado repertorio de industria lítica macro y microlaminar, realizados en silex, así como cantos tallados, lascas, núcleos, útiles, y otros realizados en cuarcitas, cuarzo y otros materiales.

 

Restos líticos del estuario Tinto Odiel

 

Por contra en el material arqueológico recuperado en el nivel superior se aprecia una industria lítica donde se constata la presencia de útiles pulimentados, así como la presencia de cerámicas a mano, adobes y estructuras siliformes, documentándose ocasionalmente restos óseos humanos.

 

La aplicación sobre las distintas materias primas tanto de las tecnologías de simple percusión como la implementación ahora, de otros modos mas depurados, y que surgieron a fines del paleolítico, permiten que se reconozcan en el mismo contexto estratigráfico (nivel inferior) de este yacimiento industrias de gran formato y aspecto arcaico (cantos tallados) junto a industrias más evolucionadas y de menor formato (microlaminares y geométricos), que ya son más característicos de este último periodo cronológico, cuestión que viene a repetirse con la implementación de útiles pulimentados en el nivel superior.

 

Tumbas de inhumación de la inmediata factoría de El Eucaliptal en Punta Umbría

 

Esta mayor especialización tecnológica trae consigo que se optimice la captación y obtención de los distintos recursos del medio natural en el que se desarrollan estos grupos humanos, lo cual ira favoreciendo su sedentarización y por ello la transición a economías propiamente productivas y por tanto neolíticas.

 

Diferenciaciones similares a las apreciadas con las manufacturas arqueológicas se manifiestan en ambos niveles arqueológicos en cuanto a lo que se refiere a la fauna marina que aquí se contiene, lo que nos permite reconocer un medio físico en transición. Donde inicialmente tendríamos fondos mas duros, a fondos arenosos y fangosos y desde una mayor salinidad hacia uno de menor salinidad e igualmente de temperaturas más frías a templadas, lo que permite caracterizar el proceso de continentalización que sufre en esos milenos el actual estuario, constatándose el paso de un ambiente de ensenada abierta con una orilla ajustada a los actuales paleoacantilados con una notable influencia marina durante el epipaleolítico a un medio ambiente netamente estuarino ya en el neolítico y por lo tanto con una menor influencia marina.