12 de Junio de 2018

ElMuerto: Mil motivos, mil palabras

Por Héctor Núñez.

 
Hay palabras que lamentablemente se ven sometidas a una paulatina pérdida de valor con el paso del tiempo por falta de coherencia en su uso, excesiva aplicación sin sentido o constante manipulación de quien desconoce su etimología y su auténtico significado. Son palabras que hacemos nuestras y sentimos como propias, que hieren cuando se descontextualizan, que sangran cuando se emplean para lo que no fueron creadas.

 

Desde su formación en 2011, ElMuerto ha mantenido intacto e incorruptible el significado de las palabras, las que han acompañado y forjado la personalidad de cada uno de sus miembros en sus más de 20 años de escenarios y sobre las que sustentan su propuesta: Realidad, Reivindicación y Lucha. Un camino difícil, casi en solitario en una ciudad pequeña y socialmente opuesta a su mensaje, que transmiten de una manera tan directa como poética, jugando con la dualidad y las metáforas que despiertan la necesidad de reflexión y análisis en el oyente.

 

 

Originalidad desde el primer minuto, con una formación de 7 componentes que abarcan un amplio espectro de sonidos y estilos fruto de su trayectoria e influencias: Ángel Abril (teclados y voces), Sergio López (voz), Juan M. Gago (guitarra y voz), Diego J. Marín “Lulo” (bajo y voces), Lolo Outeda (batería), Manuel Leal (guitarra) y GodoMéndz (Dj). Impacto sonoro a través de música desclasificada, Rap, Hardcore, Metal, Hip Hop que combinan entre una amalgama sonora y un cuidadísimo y elaborado sonido. Puesta en escena, imagen que convierten en su santo y seña, perfecto complemento a su propuesta musical e inevitable asociación a su concepto lírico. Una impresionante presentación del proyecto audiovisual en Sala Habana coincidiendo con el lanzamiento  en 2012 de su EP homónimo, que no dejó indiferente al público onubense y les supuso asentarse desde el primer momento como una alternativa real a una escena etérea y lineal. Su primer clip ‘Solo’ sirve como pista de lanzamiento y les vincula permanentemente a los entonces emergentes Promio Films a la vez que es elegido mejor clip del año por Laestadea, una de las webzines más importantes y de mayor alcance nacional (tristemente paralizada hace escasamente unas semanas).

 

En 2014, ya como sexteto tras la salida de Sergio, editan su primer largo ‘Mil motivos para odiarte’, donde su sonido se estabiliza y su sello se vuelve más palpable y menos confuso. La línea establecida se vuelve más sólida y los juegos de voces toman una especial relevancia, al abarcar rangos muy amplios desde gutural a melódico, lo que consigue identificarles y sobresalir sobre el resto de bandas con estilos similares. Sus raíces quedan también reflejadas en los textos que nuevamente adquieren un significado especial al abordar temática social sin reiteraciones ni redundancias que mengüen su mensaje: orden gramatical para exponer desorden general.

 

 

Sin embargo, a pesar de las excelentes críticas, aceptación de público y participación en eventos como Rock In Ría y Kanina Rock, con los que editan el DVD en directo KR6, se les hace complicado mantener un formato tan ambicioso y el proyecto comienza a disgregarse lentamente, provocando la marcha de dos más de sus componentes fundadores.

 

Tras un intenso período de oxigenación y reflexión, ElMuerto se rearma y vuelve a sorprender a un amplio sector que requiere su continuidad editando ‘La Niebla’ en 2017, nuevamente un EP con el que cierran el círculo y vuelven a sus inicios, ahora como cuarteto. Un disco de auto-reafirmación, de ratificación real y de confirmación de la estabilidad de su proyecto, donde el sonido experimenta un salto cualitativo incalculable, mientras que sus componentes acceden a un nivel de madurez absoluto, ante la responsabilidad adquirida de defender con menos efectivos el enorme legado dejado a lo largo de ocho años. Ángel abandona el parapeto del teclado para abordar el rol de frontman absoluto, Lulo es el garante de mantener en solitario las bases y voces armónicas, ya que Juan se convierte en único guitarrista manteniendo también las voces limpias, mientras que Lolo asume el compromiso rítmico inmutable, disparando los samplers y programaciones en tiempo exacto.

 

 

A veces es necesario parar para tomar impulso, a veces es obligatorio ver el fondo para saber dónde está la superficie, a veces la lucha se vuelve más difícil cuando el enemigo somos nosotros mismos y ElMuerto han sabido reinventarse, luchar contra sus demonios y salir victoriosos.