24 de Junio de 2018

Descubre las playas de Huelva, más de 120 kilómetros de arena y sol de Ayamonte a Doñana

Más de 120 kilómetros de infinitas playas de arena fina, suave, dorada, casi blanca por momentos; y acariciada por una mar salada que impregna el carácter de nuestra gente; marinera y pesquera por tradición e historia. Cerca de tres mil horas de sol y una temperatura media anual de diecinueve grados nos acompañan durante el año llenando los rincones de nuestros pueblos de una luz casi mágica.

 

Ayamonte, Almonte, Cartaya, Isla Cristina, Lepe, Palos de la Frontera, Moguer y Punta Umbría son los encargados de refrescar nuestra provincia con sus inigualables playas. Playas abanderadas con el reconocimiento europeo o la ‘Q’ del Instituto para la Calidad Turística Española, situadas en plena naturaleza pero con los mejores servicios a tu alcance: una gran oferta hotelera y de restauración con localizaciones de ensueño, espectaculares campos de golf, puertos deportivos, centros de exposiciones y congresos , centros comerciales y un sinfín de comodidades que hacen de tu estancia en nuestras playas una aventura apasionante.

 

Más de 120 kilómetros de paraíso te esperan en Huelva , llenos de naturaleza y de luz, de atardeceres espectaculares, de ilusiones y de risas con sabor a mar, de sensaciones únicas y de momentos inolvidables. Ven a descubrir tu paraíso de luz y de sal, ven y Siente Huelva

 

Playas de Ayamonte

Arena dorada y aguas tranquilas encontrarás en estos parajes, cargados de historia, como lo atestiguan su mausoleo romano (Bajo Imperio, siglo IV d.C.) o la Torre de Canela (s. XVI).

 

Punta del Moral, antigua aldea de pescadores de Ayamonte, compone una bonita mezcla de lo viejo y lo nuevo, con sus preciosas viviendas tradicionales y el urbanismo costero. Esta playa se encuentra abrazada por el Paraje Natural de las Marismas de Isla Cristina, en el estuario del Río Carreras. A pocos metros puedes disfrutar también del puerto pesquero.

 

Otro lugar de ensueño es la Playa de Isla Canela, un enorme arenal de seis kilómetros de largo por treinta metros de ancho, de pura naturaleza ,que se extiende desde la desembocadura del Carreras hasta la del Guadiana. Esta playa de Ayamonte está considerada como un paraíso y es ideal para la práctica de deportes náuticos. Más alejadas y tranquilas se encuentran la Playa de San Bruno con una extension de casi 2 km y la Playa de Los Haraganes con 1’5 kilometros de arena fina y dorada.

 

Playa Punta del Moral

Playa de Isla Canela

Playa de San Bruno

Playa de Los Haraganes

 

Fotografía: Toño Mendez

 

Nota: Para conseguir pasar de las playas de Ayamonte a las de Isla Cristina, tendremos que sortear primero las Marismas de Isla Cristina y el Río Carreras. La única forma de hacerlo es en barco desde la Punta del Moral o bien por carretera rodeando la marisma.

 

Playas de Isla Cristina

 

Divertida y acogedora, marinera y pesquera, como lo demuestra su puerto y su lonja, de las más importantes en el territorio nacional en la compra-venta de pescado fresco. Enclavada entre marismas, pinares y playas, Isla Cristina te ofrece en estas últimas variedad y cantidad, pues contando los propios y mancomunados posee algo más de trece kilómetros.

 

Paseos marítimos, puentes de madera y caminos bien trazados facilitan el acceso a cualquiera de sus playas. Una línea costera que alterna los ambientes familiares con los turísticos. Por ello, podemos encontrar maravillosos merenderos, campings muy bien dotados, lugares de restauración variadísimos y alojamientos de gran calidad y atención; tanto en la propia Isla Cristina como en sus alrededores:

Playa de El Cantil

Playa Camino Santana

Playa de la Casita Azul

Playa de la Punta del Caimán

Playa Central

Playa del Hoyo

Playa de La Redondela

Playa de Islantilla 

Playa de la Isla de las Gaviotas

 

 

Playas de Lepe

 

Estas playas son otra forma de interpretar el discurrir del tiempo, contemplando sus amplias extensiones de fina arena blanca y disfrutando de una variedad tan amplia que abarca desde zonas vírgenes o nudistas hasta otros tramos perfectamente equipados con accesos fáciles y todo tipo de servicios para los bañistas.

 

Al igual que en otras zonas de la Costa de la Luz, puedes acceder a ella desde las playas vecinas caminando por el litoral, ya que se encadenan unas con otras. Al ser playas tan extensas, es muy difícil que aparezcan concurridas, hay sitio para todos. En concreto, la playa de Islantilla cuenta con mil seiscientos metros de longitud y entre cincuenta y ochenta metros de anchura. Su moderna urbanización mantiene un equilibrio impecable entre la naturaleza y el turismo y el cuidado diseño urbano desde donde se observan maravillosas vistas de la playa.

 

Playa de La Antilla

Playa de Santa Pura

Playa de Nueva Umbria

 

 

Nota: Si bien desde la última playa de Lepe, la Playa del Terrón, puede alcanzarse andando la Flecha de El Rompido, la única forma de llegar por carretera es vía Lepe y Cartaya, ya que tenemos que flanquear las Marismas del Rio Piedras.

 

Playas de Cartaya

 

En algo más de cuatro kilómetros de playa se reparte la costa de Cartaya , inmersa entre pinares y dando continuación a las marismas en Lepe, rematadas en el estuario del Río Piedras por una Flecha de El Rompido virgen y acogedora.

 

Divísala desde los miradores costeros y comprueba su magnetismo; pasea por estos parajes, sube a bordo de alguna embarcación y conoce sus mágicos rincones. Este espacio natural protegido posee un interés ornitológico, acuícola y botánico característico.

 

Ambiente familiar y naútico, arquitectura tradicional en la costa, puerto pesquero y fantásticas terrazas donde el pescado fresco y el marisco siguen siendo los protagonistas. Merece la pena detenerse en el mirador existente en la zona, desde donde puedes disfrutar de una magnífica vista de este paraíso natural.

Playa de El Rompido

Playa de San Miguel

Playa de Nuevo Portil

Playa del Caño de la Culata

 

Fotografía: Paco Romero

 

Playas de Punta Umbría

 

Pinares, sabinas y enebros dan el verdor preciso para, junto al azul del cielo y de la mar, colorear este paraíso escondido redescubierto por los ingleses mineros a finales del s. XIX.

 

Desde El Portil hasta la Punta de La Canaleta, playas ininterrumpidas que se completan con La Ría, donde el baño familiar y juvenil se mezcla con embarcaciones pesqueras y de recreo, repartidas entre sus muelles, puerto pesquero y lonja.

 

El Portil, playa urbana de arenas doradas y aguas tranquilas de cuatro kilómetros de longitud por cuarenta metros de anchura. Se encuentra rodeada por tres parajes naturales: la Reserva Natural de la Laguna del Portil, el Parque Natural de las Marismas del Odiel y el Paraje Natural de los Enebrales de Punta Umbría. Este último constituye la salida al mar del gran espacio natural protegido de las Marismas del Odiel. Pinos y enebros, tras las dunas, se alargan hasta sus dos mil trescientos metros de playa aislada, sin urbanizar y muy frecuentada por el turismo naturista-nudista.

 

Por su parte, La Bota, es una playa rústica de casi cuatro kilómetros de longitud protegida por una zona de dunas y pinares. A continuación, se extiende la playa de la Mata Negra , un paraje espectacular donde disfrutar de la pesca de caña desde la orilla es un deporte muy común.

 

Playa de El Portil

Playa de Punta Umbria

Playa de La Bota

Playa de La Ria

 

 

Nota: De nuevo nos encontramos con un salto en la costa; las playas de Punta Umbría están separadas de las de Huelva por la Ría de Punta Umbría y Marismas del Odiel. La única forma de acceder a la playa de Huelva es desde la pedanía de Corrales (Aljaraque).

 

Playa de Huelva

 

Tan sólo dos décadas ha tardado la naturaleza en obsequiar a Huelva con una segunda playa. Nacida por razones circunstanciales de la actividad portuaria, ya que con la creación del Dique Juan Carlos I, la acumulación de arena en su parte oceánica ha dado como fruto una inmensa playa virgen en el Paraje Natural de Marismas del Odiel para de, alguna manera, evocar otros tiempos junto a la Punta del Sebo.

 

Dos kilómetros y medio de arena dorada y fina y de un mar de oleaje moderado convierten a la playa del Espigón en un paraje de paz y tranquilidad, donde el residente y el visitante de la capital onubense encuentran su escapada ideal para sobrellevar el calor del verano. Los amantes de la pesca deportiva y del kitesurf, por su parte, pueden practicar su actividad favorita.

 

Playa del Espigon

 

 

Nota: La mayor discontinuidad en la linea costera de toda la provincia de Huelva se produce en este punto, ya que el Dique Juan Carlos I, conocido como “El Espigón”, actúa a modo de barrera artificial para facilitar la entrada de grandes barcos a los muelles de mercancías así como a la Ría de Huelva. De esta forma para pasar de las playas anteriormente visitadas hacia las de Mazagón, Matalascañas y Doñana tendremos que pasar obligatoriamente por Huelva capital para sortear el Paraje Natural de Marismas del Odiel así como el Espigón de Huelva.

 

Playas de Mazagón

 

Seis kilómetros de playa posee Mazagón, localidad mancomunada entre Palos de la Frontera y Moguer. Aguas tranquilas, nueva infraestructura turística y de servicios, y una oferta destacada en la navegación deportiva, representada principalmente en su moderno puerto, estratégicamente situado en el camino de ida y vuelta para el Mediterráneo. Regatistas, amantes del windsurf, aficionados a la pesca, al motor, a la vela… El agua de esta parte del litoral se colorea con las prácticas náutico-deportivas.

 

A partir del Parador Nacional Cristóbal Colón, el visitante desconectará por completo del mundo urbano para ir adentrándose en un litoral prácticamente virgen, casi inexplorable. Acantilados, dunas, pinares y playas dibujan un espacio ideal para la práctica del nudismo-naturismo en unos cinco kilómetros, hasta topar con la Torre del Loro.

 

Playa del Vigía

Playa de Mazagón

Playa Torre del Río Oro

Playa de La Estrella o Arroyo Julianejo

Playa de Rompeculos

Playa del Parador

 

 

Playas de Almonte

 

La playa de Matalascañas, contigua a la de Mazagón, se extiende a lo largo de más de cuatro kilómetros. Aquí puedes disfrutar de una parte urbanizada y muy bien equipada pero, a medida que te alejas del núcleo urbano, se desertiza al adentrarse en el Parque Nacional de Doñana.

 

Y es que Matalascañas tiene el privilegio de poseer el único acceso a pie a las playas de Doñana, cuarenta kilómetros en los que disfrutar del mar que baña la más importante de las reservas naturales de Europa.

La imagen más emblemática de la playa de Matalascañas en la Torre de la Higuera, coloquialmente llamada “el tapón de Matalascañas”. Se trata de una de las once torres almenaras que pueblan la costa de Huelva.

Playa del Asperillo

Playa de Castilla

Playa de la Torre de la Higuera

Playa de Matalascañas

Playa del Coto Doñana

 

Nota: La playa de Doñana finaliza en la desembocadura del Río Guadalquivir. Existe la posibilidad de cruzar el río hacia Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) mediante una barcaza, pero el acceso con vehículo privado está totalmente prohibido. La forma de alcanzar en ese punto la provincia de Cádiz es bien utilizando dicha barcaza o bien por carretera desde Matalascañas, rodeando el Parque Nacional de Doñana y llegando la provincia de Cádiz desde la de Sevilla.