4 de Junio de 2018

Crows: El ansiado relevo generacional

Por Héctor Núñez.

 

El eterno debate: ¿Qué ocurrirá con la escena cuando las grandes bandas de rock vayan desapareciendo? ¿Existen hoy día artistas capaces de cubrir las vacantes de Rolling Stones, Deep Purple, Black Sabbath, AC/DC…? Podríamos ser analistas de datos y cerrar la cuestión o sencillamente introducirnos en la música y confirmar rotundamente que el relevo está garantizado, aunque admitiendo que lo que desgraciadamente no recuperaremos es el encanto, el romanticismo y el entorno en que se vivieron esos días de auge del rock and roll.

 

Nuestra ciudad no está exenta del planteamiento de estas mismas cuestiones, sin embargo es emocionante ver casi a diario carteles y ofertas culturales en las que conviven nuevos artistas con otros más veteranos, en excelente sinergia y compartiendo el mismo público e idénticas inquietudes que les hacen coincidir en los escenarios. Crows representan una de las propuestas más firmes y de mayor calidad de cuantas vemos nacer y, a pesar de su mínimo recorrido aún, son poseedores de cualidades suficientes para conformar la punta de lanza de la nueva hornada de bandas de rock onubenses, albergando en sus cinco (casi vírgenes) mentes musicales un más que prometedor futuro.

 

 

Crows forman parte del resultado de cohesión y dirección de jóvenes artistas del proyecto Comborock que viene desarrollándose en nuestra ciudad de manera intermitente desde 2010 bajo la batuta de John Conde. Una escuela de valores, una guía y una ayuda desde la experiencia para músicos noveles que anhelan iniciarse en el enrevesado mundo de la música. En su 3ª edición de 2017, Juanma Domínguez a la voz, Kiko Pérez a la guitarra, Rafa Romero a la guitarra, Manu Pérez al bajo y Alberto Romero a la batería, deciden aplicar los conocimientos previamente adquiridos a las nuevas enseñanzas absorbidas en Comborock para formar un grupo clásico de corte analógico inmerso en una era actual de tecnología digital.

 

En su mayoría autodidactas, pero con una base de escuela de música y conservatorio, estos cinco brotes de talento con edades comprendidas entre los 15 y 18 años recuperan y ejecutan un repertorio inverosímil para sus edades, con grupos de décadas anteriores incluso a su nacimiento como Black Sabbath, Motörhead, Pantera, Avenged Sevenfold o Megadeth, dejando claro que su estilo se enmarca claramente en el Metal, Thrash y Heavy. Un auténtico soplo de aire fresco para un estilo encorsetado y difícilmente evolutivo, en el que ellos se desenvuelven con una soltura pasmosa, a la vez que incorporan composiciones propias de una elevada calidad en relación al escaso tiempo de vida como banda. Como si de un guión se tratara, siguen cada paso de cualquier músico de los ´80, despertando en su público una inyección de positivismo y esperanza de continuidad de un estilo que la crítica trató de enterrar en decenas de ocasiones.

 

 

Mientras unos sobrepasan la mayoría de edad y otros la van viendo más cercana, en pocos meses comienzan a hacerse un hueco en una creciente escena que les recibe con los brazos abiertos, avalados por su constante presencia en decenas de eventos como parte de su aprendizaje, junto a la humildad y respeto que les precede en cada participación y actuación en directo como los Conciertos Comborock, Festival Grupo Descubridores, Special Jam en El Molly, Aniversario Onuba Riders o Matadero Rock, un festival referente en nuestra ciudad, directamente asociado con al arte emergente y con la presentación y puesta en valor de nuevas propuestas locales.

 

Los escenarios y su relación con la música y músicos de Huelva les deparan estudio continuo, constante preparación, eterna formación y experiencia retroalimentada, las claves que marcarán un camino recién empezado y que asentarán la base sobre las que sostener un proyecto que Huelva agradece, para que con ellos (citando al maestro Salvador Domínguez) “…recuperemos la ilusión…” y mantengamos alzada la bandera de la cultura onubense visible desde cualquier punto de la geografía. Solo el tiempo confirmará u ocultará en la hemeroteca colectiva esta actual percepción de optimismo y visión de futuro.

 

 

Nostalgia;  cualquier artista recuerda con añoranza y con cierta emoción su primer paso en el mundo de la música, su primer grupo, su primer instrumento, su primer concierto, y aunque para Crows sus recuerdos aún puedan visualizarse con claridad, ese particular baúl que conserva cada músico en su memoria y que le acompañará a lo largo de toda su vida ya ha comenzado a llenarse con instantáneas del calor recibido y el cariño recíproco compartido con nosotros.

 

 

Síguelos en Facebook: pincha aquí