La Señal: Consolidando sueños, coloreando fantasías

Por Héctor Núñez.

 

En la mayoría de las ocasiones es complicado definir con un solo adjetivo lo que transmite una melodía, una canción o un texto, e igualmente es muy difícil encontrar vocablos con los que  trazar un boceto que represente a un artista en un marco espacio-temporal determinado, sin caer en el pantanoso terreno de la subjetividad desmedida.

 

La Señal son, a día de hoy, el grupo de Hard Rock con mayor poder de convocatoria en nuestra ciudad (con el hándicap añadido de lo difícilmente encuadrable que es este estilo musical a nivel social en la actualidad) y al mismo tiempo poseen uno de los más destacables potenciales artísticos emergentes surgido en Huelva en los últimos años. Para entender el por qué de su aceptación y poder encontrar esos adjetivos que los describan tenemos que remontarnos a cinco años atrás, cuando Elena, Gusty, Francis, Ángel y posteriormente Raúl deciden embarcarse en una nueva aventura musical sin pretensiones, sin mastodónticas aspiraciones y con la ilusión latente de crecer, y aprender artísticamente para enriquecer  y aportar a la escena local.

 

 

Esa filosofía, esa forma de entender la música como arma de expresión y arteria de conexión emocional la plasman hace apenas un par de años en un primer trabajo cargado de positivismo esperanzador, crítica social, historias comunes y protagonistas fácilmente identificables en nuestro entorno. Envuelto en una sonoridad con matices del Hard Rock clásico, pero con ciertos elementos estilísticos más actuales, En La Cuenta Atrás provoca una reacción general impropia para un debut autoproducido desde una pequeña ciudad, generando una enorme expectación en medios.

 

La Señal desmontan el  dicho de que nadie es profeta en su tierra, y el reconocimiento y aplauso es emitido desde todos los sectores que conforman el panorama. Así, tanto el público, como la crítica especializada, como los compañeros de tablas se rinden ante el encanto intrínseco de su propuesta, alejada de modas foráneas y con cierto regusto sureño en los matices vocales. Presentan su trabajo en escenarios pequeños, grandes, en formato eléctrico, en formato acústico, en Huelva y fuera de ella y consiguen incluir sus composiciones en un CD recopilatorio de bandas locales (Unidos Somos Más, de la AODHM) y en el especial recopilatorio internacional  Voces Femeninas Blood Metal Alliance, que desde Chile agrupa a bandas de Venezuela, México o Bolivia.

 

 

Una particular forma de entender el DIY que ha pasado por todas las fases evolutivas lógicas de una propuesta musical: creación, presentación, consolidación, estabilización… y que ahora afronta una nueva y última etapa,  la madurez. Poseen el perfecto equilibrio entre la inocencia y frescura innata que aún mantienen y la experiencia que les otorga el escenario y el conocimiento del medio, un equilibrio con el que podemos por fin descubrir ese adjetivo que buscamos para definir a La Señal: Honestidad.

 

Más sobre La Señal en su página de Facebook.